Un hombre casi pierde la mano por tronarse los dedos ya que no es tan bueno como parece

Antoine Boylon, un joven que radica en Kentucky, Estados Unidos, acostumbrado tronarse los dedos durante el día; hasta que al hacerlo sintió un fuerte dolor, su primer pensamiento fue que se había fracturado el nudillo, pero cuando además de hincharse la manos comenzó a notarse un cambio de color, realmente se preocupó y acudió al hospital.

Resulta que el joven estadounidense no tenía una simple lesión en el nudillo, se trataba de fascitis necrosante, también conocida como fascitis nercrotizante.

“Todo ese tiempo pensé que tenía un dedo roto que me estaba haciendo sentir mal del estómago. No fue hasta que desperté de la cirugía y me dijeron que tenía ‘fascitis necrosante’ cuando me di cuenta de la gravedad de la situación” explica el jóven.

La fascitis nercrotizante es una infección que se extiende por el tejido celular, también se le conoce como “infección devoradora de carne”, ya que causa muerte en los tejidos subcutáneos.

Generalmente esta infección entra a la piel por medio de una abertura, por más pequeña que sea.

En el caso de Boylor, los médicos aseguran que la costumbre de tronarse los nudillos pudo haber sido la causante de la infección.

Fuente: Globovisión/ Salud180/ JMMR 

Comenta en Facebook
A %d blogueros les gusta esto: