Exniñera de Mel B asegura que sostenía relaciones con la cantante y su esposo

A mediados de marzo, Mel B anunciaba que se divorciaba del productor Stephen Belafonte, quien había sido su marido durante la última década. La cantante y ex Spice Girl justificaba la separación por “diferencias irreconciliables”. Más tarde vino la polémica. Denuncias de abusos físicos, vídeos sexuales y malos tratos coparon los titulares de los tabloides británicos.

La cantante culpaba a Lorraine Gilles, niñera de sus hijos, de ser una de las responsables de la separación asegurando que su expareja había dejado embarazada a la alemana.

La bomba explotó y esta vez Gilles ha sido la encargada de desvelar supuestos detalles de la vida íntima de la pareja. En un documento legal de 128 páginas difundido por The Daily Mail, la niñera detalla minuciosamente la que ella considera su historia. Una versión plagada de juegos sexuales, tríos e incluso un aborto.

(Lea también: En Video |El talento universitario se refleja con ACERO)

En el extenso documento ella admite haber mantenido relaciones sexuales con Belafonte, pero aclara que siempre fueron en presencia y con el consentimiento de la cantante. Es más, asegura que era la misma intérprete la que pedía que su entonces esposo y la niñera mantuvieran encuentros sexuales.

En los 128 folios la niñera alemana, de 26 años, explica que a Mel B, además le gustaba grabar las escenas sexuales. “Las únicas veces que Stephen y yo mantuvimos relaciones sexuales fue cuando ella nos daba instrucciones sobre qué hacer o cuando Mel le pedía que se uniera a nosotras”, escribió Gilles, revelando así que también mantenía una relación homosexual con su empleadora.

En cuanto al supuesto embarazo, Gilles negó rotundamente que el bebé que abortó fuera de Belafonte. “El hijo que esperaba en 2014 no era de él (…) Yo le conté lo que me pasaba y ella me solicitó una cita en el médico para que abortara”, remata. Sin embargo, la versión de Mel B es diferente. La también juez del programa American Got Talent sostiene que su exmarido le pagó unos 300 euros para que pudiera abortar.

Fuente: GV / El País

Comenta en Facebook
A %d blogueros les gusta esto: