Cambios en tu perfil de LinkedIn podrían alertar a tu jefe de que piensas renunciar

Con frecuencia, si usas LinkedIn, cambias tu perfil para hacerlo más atractivo a posibles empleadores. Sin embargo, si ya estás trabajando y piensas en cambiar pronto de empleo, otras empresas podrían notar el cambio en tu perfil e indicarle a tu jefe que piensas renunciar. Éste es el escenario que LinkedIn dice querer evitar.

Sin embargo, un juez en San Francisco dictaminó que la red social profesional no puede impedir que otras compañías monitoreen y analicen sus millones de perfiles. LinkedIn cuenta con más de 400 millones de miembros. El juez también ordenó a la red social retirar cualquier limitación técnicaque dificulte el acceso a sus perfiles públicos.

La compañía está considerando apelar, según información recibida por la BBC. “Estamos muy decepcionados con el dictamen”, señaló una vocera de LinkedIn.

“El caso no ha terminado. Continuaremos luchando para proteger el derecho de nuestros miembros a controlar la información que hacen disponible en sus perfiles”.

“Bola de cristal”

El caso es un precedente interesante de cómo los datos que publicas en internet pueden ser monitoreados y usados por terceras partes.

La disputa comenzó en mayo, cuando LinkedIn envió una carta a la empresa HiQ Labs exigiéndole que dejara de rastrear perfiles en busca de datos. Las operaciones de rastreo tienen lugar, según el sitio de HiQ, aproximadamente cada dos semanas.

HiQ Labs usa datos de LinkedIn y con ellos construye algoritmos capaces de predecir comportamientos de los empleados, como por ejemplo, cuándo renunciarán.

La compañía ofrece lo que describe en su sitio como “una bola de cristal que permite determinar tendencias y cambios de personal en el mercado de trabajo, así como una plataforma que te dice cómo y dónde enfocar tus esfuerzos”.

La empresa no monitorea todos los perfiles en LinkedIn, sino solamente aquellos de empleados de compañías que contratan sus servicios.

Datos públicos

LinkedIn, que es propiedad de Microsoft, argumenta que usar sus datos para predecir cuando el personal de una empresa está pensando en abandonarla sería una violación de los términos y condiciones de la red social.

Esas acciones podrían violar además una ley estadounidense de 1986 sobre fraude y abuso en internet, US Computer Fraud and Abuse Act (CFAA), según argumentó LinkedIn.

HiQ Labs rechaza las acusaciones. En una sección de su sitio creada especialmente para discutir la disputa legal, esta empresa asegura que la información en los perfiles es pública.

“Es importante entender que HiQ no analiza las secciones privadas de LinkedIn”, dijo una vocera de la compañía a la BBC.

“Sólo revisamos la información pública de los perfiles. Y no vendemos los datos. Solamente los usamos como base para los análisis que proveemos a empleadores”.

“Además, LinkedIn no es dueña de los datos en los perfiles de sus miembros. Se trata de información que los miembros mismos han decidido hacer pública y está disponible para cualquier persona que tenga acceso a internet”, agregó la vocera.

Fuente: El País 

Comenta en Facebook
A %d blogueros les gusta esto: