Cómo la gente inteligente lidiar con personas tóxicas

Las personas tóxicas desafían toda lógica. Muchas de ellas permanecen felizmente inconscientes del efecto negativo que causan sobre aquellos que hay a su alrededor. Otros parecen obtener su satisfacción personal creando caos y sacando de sus casillas a los demás. Sean del tipo que sean, son capaces de complicar las cosas más de lo necesario y provocar el mayor estrés imaginable, reseña huffingtonpost.es

Un sinfín de estudios demuestra que el estrés puede tener un efecto negativo y duradero en el cerebro. Incluso unos pocos días sufriendo estrés pueden ser suficientes para reducir el rendimiento de las neuronas del hipocampo, una zona del cerebro relacionada con la memoria y el razonamiento.

Cuando el tiempo aumenta a varias semanas, pueden surgir daños reversibles en las dendritas de las neuronas (las prolongaciones de las que disponen las neuronas para comunicarse entre ellas), y si ese tiempo se prolonga durante meses, los daños pueden ser irreversibles: destrucción de neuronas.

Establecer límites (especialmente con las personas quejonas): Las personas quejonas y negativas son malas influencias porque se centran solo en los problemas y no saben buscar soluciones. Quieren que los demás se unan a su grupo de gente lastimera para sentirse mejor ellos mismos. Para evitar esto, simplemente pon límites y distánciate cuando sea necesario.

Estar por encima de la situación: Las personas tóxicas vuelven loca a la gente porque tienen un comportamiento sumamente irracional. Que no te engañen: su comportamiento no tiene ninguna lógica. Entonces, ¿por qué permites que te saquen de tus casillas y te absorban en su toxicidad? Distánciate emocionalmente y actúa como si fueran un experimento científico (o como si fueras su psiquiatra, si prefieres esta metáfora). No tienes por qué dar respuesta a su caos emocional, solo tienes que atenerte a los hechos.

Ser consciente de tus emociones: Mantener la distancia emocional requiere ser consciente de tus emociones, una habilidad que puedes mejorar entrenando tu inteligencia emocional. Cuando te encuentres con un compañero de trabajo con una forma de pensar descarrilada, a veces es mejor sonreír y asentir. Si quieres hacerle entrar en razón, primero tómate tu tiempo para pensar cuál es la mejor forma de hacerlo.

Saber decir “basta”: Esta es la estrategia que más le suele faltar a la gente. Sienten que, como viven o trabajan con alguien, no pueden controlar su caos. Nada más lejos de la realidad. Cuando seas capaz de hacerte valer ante otra persona y controlar la situación, notarás que es más fácil entender y predecir el comportamiento de una persona tóxica. Así te será más fácil darte cuenta de cuándo y dónde debes aguantar a alguien y cuándo no.

No permitir que tu felicidad dependa de nadie: Cuando tu satisfacción depende de otras personas, no eres el dueño de tu felicidad. Cuando la gente emocionalmente inteligente se siente bien por un logro, no permite que la opinión ni los comentarios de otras personas le afecten. Aunque es imposible “apagar” tus emociones ante lo que los demás piensan de ti, no tienes por qué compararte con nadie. Recela siempre de lo que te digan.

 

FUENTE: LAPATILLA.COM

Comenta en Facebook
A %d blogueros les gusta esto: